Saltar al contenido
Yorsay.es – La web especializada en Yorkshire Terrier

Adiestramiento, ¿por dónde empiezo?

Adiestramiento del Yorkshire Terrier

El adiestramiento del Yorkshire Terrier responde a aquellas normas de conducta necesarias para una convivencia lo más confortable para todos, tanto el perro como la familia con la que comparte techo. Teniendo en cuenta las necesidades, características y limitaciones de los perros, deberemos contribuir a la adaptación en su nuevo entorno y a sus propietarios.

En el caso de los cachorros, presentan una ventaja adicional en este sentido. Durante su primer año de vida, su carácter suele ser más maleable y nos permitirá instruirlo fácilmente en nuevas normas y costumbres familiares. Pero de esto, te hablaremos más adelante.

Cómo educar o adiestrar a un Yorkshire Terrier

Por instinto, pero también por naturaleza, los animales crecen y se desarrollan siguiendo unos patrones que se heredan de generación en generación. De todos es sabido que, en el caso de los leones -por ejemplo-, se organizan en manadas de forma estructural y jerárquica para la convivencia en grupo. Esta estructura se constituye en base a las habilidades y fortalezas de cada individuo, permitiendo al macho dominante convertirse en el jefe de la manada.

Algo parecido debe suceder durante el adiestramiento del Yorkshire Terrier. Nuestro perro debe respetarnos y obedecernos como si fuésemos el jefe o la jefa de su manada. Para ello, es importante mantener en todo momento la constancia y la coherencia. ¿Qué quiere decir esto? Siempre que adopte una conducta inadecuada, deberemos hacerle entender que está prohibido. De lo contrario, podremos crearle una seria confusión que desembocaría en desobedencia. Como imaginarás, las malas actitudes de un perro son, en la mayoría de los casos, responsibilidad de sus dueños.

Y es que, eso que dicen sobre que los perros se parecen a sus dueños no es mentira. Aquellas personas que se caracterizan por un carácter nervioso, se lo contagiarán sin duda a su yorkie. Lo mismo pasará si se trata de una persona tranquila y equilibrada o alegre y activa.

La comunicación entre el amo y el Yorkshire Terrier

Como ya sabes, los perros pueden presumir de su gran agudeza visual. Aunque no perciben todos los colores perceptibles al ojo humano, son capaces de percibir movimientos y objetos en la oscuridad de forma mucho más precisa que las personas. Por otro lado, el oído y el olfato son otros de los sentidos que tienen especialmente desarrollados.

Durante el proceso de adiestramiento del Yorkshire Terrier, es importante poner atención no solo a las dinámicas de educación y aprendizaje, sino también a las respuestas y reacciones del perro. Como comentábamos, es esencial entablar una conexión adecuada entre el animal y el dueño o dueña.

Una buena forma de educar a nuestro Yorkshire Terrier es el aprendizaje por asociación. ¿Esto qué quiere decir exactamente? ¡Es sencillo! Siempre que se porte bien, será recompensado con una palabra y gesto de aprobación, además de una caricia, muestra de afecto o premio (juguete, comida, snack…). En caso contrario, si su reacción ha sido negativa, con dedicarle una regañina será suficiente.

Ten en cuenta que para que el perro pueda entender la asimilación y no se sienta desorientado, tanto el premio -en el caso de actitudes positivas- como la regañina -en el caso de actitudes negativas- deberán llevarse a cabo inmediatamente. No tiene ningún sentido regañar a nuestro pequeño por algo que hizo hace dos horas porque no lo entenderá.

La importancia de las palabras

Los yorkies pueden llegar a entender, a partir de las repeticiones, el significado de algunas palabras (continuando con el aprendizaje por asociación). Sin embargo, es esencial que estas órdenes sean simples, a partir de pocas palabras, que siempre se repitan con el mismo tono de voz y orden. Llegar a abrumar a nuestro perro con órdenes muy complejas o demasiadas palabras solo contribuirá a su confusión.

Una buena forma de comenzar con el adiestramiento del Yorkshire Terrier es a través del «no» o el «muy bien». A partir de aquí, se podrá enriquecer el vocabulario de órdenes, siempre y cuando las limitemos a un número reducido de palabras.

Los mejores momentos para el adiestramiento del Yorkshire Terrier

Para asentar los nuevos conocimientos adquiridos, debemos asegurarnos de que elegimos el momento más adecuado. Si no, todo el esfuerzo realizado durante el adiestramiento no servirá para nada.

Entonces, ¿cuál es el mejor momento para educar a un Yorkshire Terrier? Según los expertos, los perros prestan más atención a los estímulos tras largas jornadas de actividad o juego, después de comer o recién despertados de una siesta. Estos son precisamente los mejores momentos para enseñarles a hacer pipí o sus necesidades allá donde hayamos estipulado, especialmente en el caso de los cachorros que no pueden salir a la calle.

El adiestramiento del Yorkshire Terrier cachorro

A la hora de llevar a cabo el adiestramiento del Yorkshire Terrier cachorro, es importante prestar atención a los comportamientos propios que estos tienen durante sus primeros meses de vida. Las diferentes etapas de crecimiento y desarrollo, como el momento en el que les salen los dientes, son momentos clave en este sentido.

Y es que, si tu yorkie no ha sido educado adecuadamente, es muy probable que muerda muebles, puertas o zapatillas para paliar esas incomodidades que pueden aparecer durante esta etapa.

Lo mismo ocurre si le proporcionamos una zapatilla vieja para que la muerda, se entretenga y se divierta. Entenderá que se trata de un juego y no podrá discriminar la situación cuando se tope con una zapatilla nueva la cuál no te gustará que acabe destrozada por sus mordiscos. En su lugar, deberemos sustituirla por un juguete especial para perros pequeños.

Si algo tenemos que tener claro desde el principio, es que desde pequeños no podemos permitirles todo aquello que no queremos que hagan de adultos. Por muy difícil que sea acabar sucumbiendo al encanto de estos pequeñines, debemos ser fuertes y consecuentes con nuestras decisiones.

¿Qué hago si mi Yorkshire no obedece?

Muchas situaciones de desobediencia se producen, precisamente, porque acostumbramos a regañar a nuestro perro tiempo después de que hayan hecho una mala acción.

Otro motivo importante que puede desencadenar esta actitud en nuestro Yorkshire Terrier, puede ser el vínculo entre su nombre y la riña. Es decir, sucede cuando lo llamamos para castigarlo. Esto no debe ocurrir bajo ningún concepto, ya que el perro asociará su propio nombre a la riña o el castigo y no nos obedecerá en otras situaciones cuando lo llamemos o reclamemos su atención.

No acostumbrar a nuestros yorkis desde cachorros a ser manipulados, aseados o acicalados puede desembocar también problemas en el futuro. De ahí que debamos habituarlo a diferentes estímulos desde los primeros meses de vida, como en el caso del cepillado del pelo o la limpieza de los dientes.