Saltar al contenido
Yorsay.es – La web especializada en Yorkshire Terrier

Un cachorro ha llegado a casa

yorkshire terrier cachorro

Cuando una familia decide adoptar un yorkshire terrier cachorro son muchos los factores a tener en cuenta. No solo es necesario plantearse cuáles serán sus necesidades y cuidados, si no también la raza del perro, su tamaño o edad.

Si bien es cierto que muchas personas optan por adoptar perros o cachorros yorkshire, es importante conocer cómo son y cuáles son sus particularidades principales. ¿Aún no te has decidido? ¡Sigue leyendo!

Otros contenidos sobre cachorros de yorkshire terrier

Antes de adoptar un yorkshire terrier cachorro

Una de las grandes ventajas de los cachorros yorkshire es su pequeño tamaño. Además, en su edad adulta, mantienen las dimensiones pequeñas hasta alcanzar, en la mayoría de los casos, los 3,2kg, según indica la FCI.

Esto convierte a los yorkies en una raza perfecta para familias con niños o personas mayores, ya que no suponen ningún peligro o trastorno en casa. No obstante, hay que tener en cuenta su carácter territorial, con el que se verá tentado a ladrar si algún intruso osa llegar a casa sin su consentimiento.

De la misma forma, los yorkshire ya desde cachorros son perros nerviosos, con una marcada personalidad, inquietos, enérgicos y muy juguetones. Se adaptan con gran facilidad a nuevos entornos o personas desconocidas, por lo que también son perfectos para viajar con ellos sin ningún tipo de preocupación, ya que no correremos el riesgo de que el perro sufra de trastornos o se sienta desorientado.

En cualquier caso, no podemos pasar por alto su perfecto sentido del oído, capaz de captar cualquier sonido o identificar a cualquier persona desde una distancia bastante lejana o, incluso, a varios pisos de altura.

Si lo tienes claro, no lo dudes: en vez de comprar, acoge un yorkshire terrier en adopción.

Consejos para cuidar de un yorkshire terrier cachorro

Si vas a adoptar un cachorro de yorkshire terrier, asegúrate de que no se le ha desvinculado de la madre antes de los tres meses de edad, ya que hacerlo a una edad más temprana puede afectar al correcto desarrollo del perro.

Pon atención a posibles fraudes o engaños, ya que muchas personas ofrecen yorkshire terrier cachorro que, en realidad, son cruces o pertenecen a otras razas. Su entrega debe realizarse siempre tras haberle proporcionado las vacunas pertinentes, nunca sin vacunar ni desparasitar.

Durante sus primeras semanas de vida, y hasta que alcance la edad adulta, deberás suministrarle pienso especial para cachorros de yorkshire terrier, además de agua fresca.

Ten en cuenta que para tu pequeño yorki, estas semanas son cruciales para su desarrollo y socialización. Aunque parezca tímido o asustado al principio, no te alarmes. Son síntomas normales al principio, ya que lo lógico es que se sienta inseguro tras haber sido apartado del entorno en el que nació y, principalmente, de la madre.

Poco a poco deberéis acostumbrar al cachorro a que se enfrente a nuevas situaciones, para que se desenvuelva con soltura ante situaciones nuevas o inesperadas. Esto contribuirá positivamente a su socialización.

Las primeras semanas de vida de un yorkshire terrier cachorro

Es preciso apuntar que los cachorros yorkshire son perros que demandan pocos cuidados o atenciones. Sin embargo, resulta necesario llevarlo a su primera visita al veterinario para que le haga una revisión general, además de poner atención a algunas cosas para que su desarrollo sea perfecto:

  • Pelo: aunque durante sus primeros meses de vida los yorkshire terrier presumen de un pelo negro y lacio, con el tiempo les crece bastante y se les cambia de color hacia un rojo fuego. Es importante acostumbrarlos desde bien pequeños al cepillo, para que su pelo esté siempre aseado y no se formen nudos. De lo contrario, de mayores podrían oponerse a ello o presentar algunos problemas.
  • Dientes: al igual que ocurre con el pelo, es necesario desde que los yorkshire son pequeños acostumbrarlos a la limpieza de sus dientes. Si no sabes cómo hacerlo, puedes consultar nuestra guía de cuidados, donde aprenderás cómo actuar desde el principio.
  • Hipoglucemia: dada su energía y actividad, los cachorros yorkshire son muy propensos a sufrir hipoglucemia. Por ello, asegúrate de que tomen la suficiente agua y alimento para mantenerse en perfecto estado. Si lo notas decaído o despistado, proporciónale un poco de agua con azúcar. Si la situación no mejora, acude cuanto antes al veterinario.
  • Alimentación: un yorkshire recién nacido se puede acostumbrar a comer únicamente lo que necesitan. Para ello, suminístrale un cuenco lleno de comida y revisa que come con normalidad, poniendo atención a que lleva a cabo la ingesta sin abusar. De lo contrario, ofrécele únicamente una pequeña ración de pienso (los fabricantes marcan las cantidades recomendadas según la edad/peso del cachorro).
  • Adiestramiento: los primeros meses del cachorro yorkshire bebé son perfectos para empezar con el adiestramiento. Lo primero será, probablemente, aprender a hacer sus necesidades en la calle o, en el caso de que aún no pueda salir de casa, deberemos indicarle cuál es el rincón de la casa habilitado para ello. Enséñale con empapadores o papel de periódico cuál es ese sitio. Ármate de paciencia y cariño, aprenderá antes de lo que te imaginas.
Un cachorro ha llegado a casa
Valora este contenido.