Saltar al contenido
Yorsay.es – La web especializada en Yorkshire Terrier

Perros en adopción, ¿qué debes saber?

Perros en adopción

Los perros en adopción son una fantástica forma de combatir la triste y espeluznante lacra del abandono de animales. Pero, más allá del gesto social y el compromiso, hay otras cuestiones a tener en cuenta. La elección de perro, el espacio que le ofreceremos o los requisitos necesarios para la adopción son algunos de los factores que merece la pena evaluar antes de iniciar cualquier trámite. Si estás pensando en adoptar perros, ¡descubre todo lo que tienes que saber al respecto!

Perros en adopción, la gran alternativa a comprar

Compartir nuestra vida con un perro es, probablemente, una de las experiencias más gratificantes e increíbles que podamos tener. El cariño, fidelidad y lealtad que nos brindan estos animales no es comparable a cualquier otra cosa y, mucho menos, puede pagarse con dinero.

Sin embargo, aunque está sorprendentemente recompensado, todo esto conlleva una gran dedicación en tiempo y dinero. Además de las rutinas diarias, como la alimentación, el cepillado o los paseos y la socialización con otros perros; es necesario cortarles el pelo, acudir a las revisiones anuales del veterinario, desparasitarlos cada cierto tiempo… Por esta razón, coger perros en adopción no debe ser una decisión que deba tomarse a la ligera.

Si en tu caso, ya ha pasado esta fase y has decidido continuar adelante, es importante que evalúes tu caso particular y tus circunstancias. A partir de ahí, lo más recomendable es que te informes sobre protectoras de animales, refugios o perreras -que en la mayoría de casos trabajan a nivel local- para conocer más acerca de los trámites necesarios, los requisitos a cumplir y la disponibilidad.

¿Qué perro adopto?

Debes saber que en las protectoras puedes encontrar perros en adopción de todo tipo. Esto varía en función de su edad, sexo, tamaño, raza (sí, también puedes adoptar un yorkshire terrier), historia, características e, incluso, estado de salud. Todos ellos esperan -y merecen- que alguien les ofrezca una segunda oportunidad para ser felices.

No obstante, desde la protectora que elijas, tras conocer a los perros que estén disponibles y en condiciones adecuadas de ser adoptados, te asesorarán y recomendarán qué perro es el que más encaja con el espacio y contexto que estás dispuesto a ofrecerle. Ten en cuenta que la afinidad que vayas a tener en un futuro con el perro adoptado dependerá en gran parte de todo esto. ¡Escucha los consejos que están dispuestos a ofrecerte!

Una vez decidido y, previa aprobación de la protectora o el refugio, podrás decantarte por uno. Aunque esto, en muchas ocasiones, puede tornarse en una decisión difícil cuando hayas empatizado con varios de los animales. En cualquier caso, ¡piénsatelo bien! En el mejor de los escenarios, compartirás más de diez años junto a tu perro adoptado.

Adoptar un perro adulto

Algunas personas son reticentes a la hora de adoptar un perro adulto porque consideran que, al haber podido sufrir una circunstancia traumática para ellos, la adaptación a su nuevo hogar será más problemática y compleja. Aunque no siempre es así, hay algo de realidad en esto, ya que ciertas experiencias pueden desarrollar en los animales miedos o traumas que alteren su comportamiento.

No obstante, en la mayoría de las protectoras, preparan a los perros psicológicamente para que su socialización sea más fácil y accesible. Más allá de esto, es una experiencia muy gratificante poder trabajar cada día con el perro adulto para que poco a poco vuelva a confiar en las personas. Incluso, puede ser más gratificante aún ofrecerle el cariño y dedicación que, probablemente nunca hayan tenido.

Entre las ventajas de adoptar un perro adulto, destaca el ahorro de esfuerzo a la hora de adiestrarlo para hacer sus necesidades u otros patrones de comportamiento que, en un cachorro, son una cuestión imprescindible. Además, estos perros suelen ser muy agradecidos, cariñosos y de carácter y comportamiento mucho más tranquilo y pausado. Y, por si fuera poco, su adopción conlleva menos costes al no tener que suministrarle el microchip o las primeras vacunas en la mayoría de situaciones.

Adoptar un cachorro

Adoptar un cachorro en una protectora de animales puede ser más accesible de lo que, a priori, pueda parecerte. Por desgracia, la mayoría de refugios y perreras están plagadas de cachorros que se compran a modo de regalo de Navidad y son abandonados a los pocos meses con la llegada de los primeros periodos vacacionales del año.

A diferencia de la adopción de perros adultos, adoptar un cachorro supone iniciar una experiencia casi desde cero juntos. Podrás implicarte en sus primeros aprendizajes, su adiestramiento y su desarrollo a medida que vaya creciendo. Eso sí, supondrá mayor tiempo de dedicación y, especialmente durante sus primeros meses de vida, unas atenciones más específicas.

Además, los cachorros son mucho más inquietos que los perros que se encuentran en su edad adulta, por lo que es necesario canalizar adecuadamente toda esa energía manteniéndolos constantemente activos. También es importante que, durante la época de cachorro, se establezcan las pautas básicas de comportamiento, se les acostumbre a los procesos de higiene diaria y a los tiempos de paseo y descanso.

Requisitos y pasos para adoptar un perro

Aunque cada protectora cuenta con su propio protocolo de adopción de perros, es importante que conozcas algunos de los patrones más comunes a la hora de iniciar un proceso de adopción. A continuación, te contamos cuáles son las principales fases y requisitos para adoptar un perro. ¡Conócelos!

  • Ponte en contacto con una protectora o refugio de tu zona. Puedes buscar en nuestro listado de protectoras de perros en España ordenado por provincias o en internet. A través de sus webs, redes sociales o blogs podrás conocer más detalladamente la labor que desempeñan y sobre el proceso de adopción de perros.
  • Conoce la protectora en persona. Tras haber llevado a cabo un primer contacto, siempre está bien acudir personalmente para conocer a los voluntarios que colaboran en ella, los perros que tienen, ver las instalaciones… Algunas protectoras, incluso, ofrecen la opción de pasear a los perros o acogerlos durante unos días en casa para tener un primer contacto con ellos y poder valorar la afinidad entre las familias y los perros en adopción.
  • Test de compatibilidad y entrevista. Si todo se desarrolla en condiciones óptimas, es probable que desde la protectora se interesen en conocer más acerca de ti, tu familia, entorno y el hogar en el que vivirá el perro adoptado. No te sorprendas si te piden participar en una entrevista personal o hacerte un test de compatibilidad, será por el bien mutuo.
  • Visita a la casa. Continuando con el test de compatibilidad y la entrevista, es probable que desde la protectora requieran realizar una visita al que será el nuevo hogar del perro adoptado. Con esto pretenden evaluar si las condiciones y el espacio son adecuados para el perro escogido o no.
  • Firma del acuerdo. Si durante la entrevista y la visita a la casa todo ha sido favorable, deberás firmar un contrato para garantizar el bienestar del animal y que no vuelva a ser abandonado ni maltratado. En esta última fase, deberás abonar el pago correspondiente (recuerda que son los gastos derivados por una mínima parte de los tratamientos veterinarios y las revisiones) y te será entregado el perro adoptado.

A partir de ese momento, experimentarás en tu vida un antes y un después con toda seguridad. Disfruta de toda la compañía, el cariño y la bondad que te brindará el animal. ¡Nunca te arrepentirás!

Perros en adopción, ¿qué debes saber?
Valora este contenido.